miércoles, 6 de febrero de 2013

Ese dios íntimo






Ese dios íntimo
que me recorre indivisiblemente
y llena el hueco de mi incertidumbre
está mirándome de soslayo.
Me dibuja en sus ojos sin pupila
y sé que desea rescatarme.
Pero yo ya he naufragado
en el mar de mi perplejidad,
                                           he dejado que las olas me venzan         
y hagan de mí su presa hundida,
encallada
en un profundo y acuoso ecosistema.
Mil tentáculos
quieren aferrarse a mi armazón
en la terrible inconsciencia
de que jamás volveré a emerger.
Hasta ese dios íntimo,
que es mío tan solo,
canta su despedida, resignadamente,
en mi oído.


17 comentarios:

  1. Aún en el naufragio,es una tabla salvadora ese Dios íntimo.Sólo hay que tomarla.

    ResponderEliminar
  2. Merche ese Dios y este humilde marinero te mandamos una tabla de salvación, aquí tienes mi mano para llevarte a tierra.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  3. Tienes mucho qeu decir

    ResponderEliminar
  4. Tus poemas siempre bellos Merche!
    con mucha nostalgia y sensibilidad,
    bastante bonitos realmente;

    Pero siento en mi corazòn decirte,
    que me quitarè el sombrero!
    cuando tomes al igual que Pablo de tarso
    con esperanza y fè
    de la tabla salvadora de la humanidad,

    Y quien asì puso pie en tierra y siguiò
    manifestàndose con sus convicciones
    y principios contra marea,
    pero aùn con mayor vida.....

    La inconsciencia en nuestra vida, es a veces
    la informaciòn negativa que diariamente
    bombardea nuestra vida, y que a veces
    se pega como un chicle mal acondicionado
    en nuestra mente.

    Debemos romper con esos esquemas negativos,
    reprogramar el disco duro de la pc.
    de la renovaciòn del pensamiento,
    con amor, paz, libertad y todo lo que
    pueda regenerar a bien nuestra alma.

    Te invito a que veas un testimonio
    real de mi vida, muy actual, que
    escribì hace poco en mi blog,
    con fecha 27-enero-2013
    "Testimonio de fe"

    El està en tì, lo sientes cada dìa
    cuando la luz del sol te ilumina,
    cuando del alma se te escapa ese màgico reir,
    el te conforta y te da nuevas fuerzas.

    Adelante amiga linda
    con tus virtudes, con tus
    poemas, con tu vida y bendiciones!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gran desolación y tristeza transmite este poema. Pero ese "dios íntimo" al que te refieres nunca termina de despedirse del todo... Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo poema!
    Un placer leerte...

    Besito azul...

    ResponderEliminar
  7. Hermoso poema, muy contenta por haber dado con tu blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Megusta mucho tus poesias, sigue asi eres estupenda

    ResponderEliminar
  9. No!!!
    Pero yo ya he naufragado
    en el mar de mi perplejidad,
    he dejado que las olas me venzan
    y hagan de mí su presa hundida,
    encallada
    en un profundo y acuoso ecosistema.


    Espero que esto no sea reflejo de tu estado de ánimo, no te dejes vencer, eso nunca.
    Preciso poemas y te esperamo

    ResponderEliminar
  10. Merche, tus poemas se echaban de menos porque son así, como la vida misma.

    Todos tenemos ésos momentos en que nos sentimos naufragar, son los instantes en que dejamos que nuestro vida vaya a son de la corriente sin hacer nada por asirnos a la rama e intentar mantenernos a flote...

    Dejamos que las aguas turbulentas nos revuelquen, golpeen y hielen los huesos, que nos agote hasta casi ahogarnos...

    Pero debemos ser fuertes ante tanta desesperación e intentar salir de la corriente cuanto antes.

    No te des por vencida querida amiga. Si es cierto que a veces nos sintamos derrotadas, es en ésos momentos cuando debemos sanar nuestras heridas sin dejar de calibrar bien al enemigo. Observando con determinación cuáles son sus puntos flacos, por dónde será por donde nos golpee la próxima vez, anteponernos a él, estudiarle con detenimiento y, volver a subirnos a unos tacones así de altos (15 cm.), enfrentarnos a él y decirle: me has ganado una batalla, pero no me daré por vencida JAMÁS!.

    Y recuerda siempre, en ésa batalla (que no es otra que la de la propia vida), estamos todos en lucha. Unas veces atizando con el Mandoble a quienes quieren vernos caídas, y en otras, golpeadas y heridas....pero nunca vencidas.

    Espero que éste poema sea sólo el reflejo de todo lo que sucede en nuestra sociedad, y no el estado de ánimo descosido en tu maravillosa personalidad de poeta.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar


  11. Paso a saludarte…
    Vestida de felicidad,
    Con rosas de paciencia
    Y aromas de prudencia.

    Deseando…
    Que el fin de semana valla pasando
    Enarbolando,
    Los sueños que te vallan rozando.

    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
  12. A veces lo poetas hablan de llagas que no le son propias, por las que no sangra o lo hacer en el dolor ajeno. Pido y deseo para ti todo un estado de gracia.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Estimada Merche, me alegra mucho poder leer de nuevo tus poemas, espero que sea por mucho tiempo, un abrazo.J.R.

    ResponderEliminar
  14. ¡Querida amiga!: tienes muchas manos a las que sujetarte ahora y siempre. La vuelta de tus poemas y pensamientos es una gran alegría para todos que te seguimos.

    ResponderEliminar
  15. Merche,tu poema profundo y consciente va dibujando un interior extrañamente confundido,que echa de menos la fuerza espiritual,que siempre alienta e impulsa...Miras a tu alrededor y observas "los tentáculos"que te impiden aferrarte a la claridad y a la cálida mirada de la Providencia...
    Me encanta la sinceridad que alumbras en la palabra y que es,aunque no lo creas, un hermoso retrato de tu calidez y autenticidad humana,que va gestando poco a poco ese "Dios íntimo y personal"que es la esencia de ti misma y que no puede despedirse,porque forma parte de ti,Merche.
    Mi felicitación y mi abrazo grande,poeta y compañera de letras.
    Feliz semana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  16. Perdón hermosa mía. Me había perdido tu regreso y en esta fecunda mirada te encuentro.
    Te alcanzaré con mi tabla
    Y aunque llena de girones
    te haré un hueco
    y juntos emergeremos
    de cresta en cresta
    hasta que la última ola
    deposite nuestros cuerpos exhautos
    en el arenal imposible
    de las estrellas.

    ResponderEliminar

Las puertas de mi granero siempre abiertas para vosotros